dissabte, de març 17, 2007

Dos més al sac i ben lligats !!!

Hola,

Estoy feliz.

Lo sé, lo sé, para llegar a tal conclusión se necesita concretar muchas variables, demasiadas diréis, y os doy la razón, pero aquellos que ya me conocéis un poco sabréis que, si bien mi prosa no es una maravilla, si acostumbro a utilizar bastante bien los verbos, y en este artículo he empezadocon “estoy”, y no con “soy”, lo que facilita mucho la afirmación inicial.

Para ser feliz si que se necesita la conjugación de muchos factores, repito, demasiados, pero para estar feliz el proceso se simplifica hasta el mínimo común denominador.

Estoy feliz porque en esta semana pasada he vencido dos miedos que me atenazaban. No hablo de miedos importantes, como a que me confundan con un seguidor de las series españolas o de los reality shows. ¡Nada de eso! Esta semana pasada he vencido el miedo a sumergirme en las profundidades marinas, cual aficionado a Jacques Costeau, y a cabalgar.

Sí, esas han sido las dos barreras que he conseguido atravesar esta semana pasada. ¡Qué ridiculez! Seguramente pensaréis algunos, pero yo estoy feliz. Ojalá hubiese tenido melena que ondear al viento en mi cabalgada, pero por otra parte me viene muy bien mi arquitectura capilar para el fijamiento de la máscara submarina, así que una cosa por otra.

No me atrevería a decir, como aquel que vio a los seguidores del Real Madrid aplaudir un gol de la estrella catalana Ronaldinho, nacido en Vic seguramente por el honor patrio que despierta, aquello de “Ja em puc morir, ja em puc morir”, pero sí creo que he enriquecido con dos experiencias más alguno de mis cuerpos.

Y eso, señores, me hace estar feliz.

Buena semana para todos.

Jordi

Por cierto, también soy feliz. Gracias en parte a todos vosotros. Hasta pronto.