dimarts, de febrer 27, 2018

Carta oberta a l’Honorable Senyor Joan Saura

Honorable Senyor Joan Saura,

En veritat ni l'he conegut ni crec que el conegui personalment mai a l’Honorable exconseller de la Generalitat Sr. Joan Saura, però durant molts anys he fet servir el seu nom en va de manera injusta i em veig en la necessitat de disculpar-me i aclarir-ho.

La història comença fa molts anys quan l’empresa per la que jo treballava, i de la que m’estalviaré el nom per irrellevant, va fer un intent comercial intens per aconseguir vendre els seus productes a la ciutat de Terrassa, malauradament en ser la nostra empresa de Sabadell tots els intents per foradar el mercat veí van ser infructuosos. Un cop vam tenir clar que no hi hauria cap manera d’acostar-se a un públic que ens era esquiu, els amos van decidir comprar una empresa de Terrassa i comercialitzar els seus productes mitjançant aquesta companyia. Jo vaig ser l’encarregat llavors de posar-ho tot en marxa.

I vet aquí que un dia, xerrant amb els antics amos d’aquesta empresa, em van explicar una història de la qual el protagonista principal era en Joan Saura. La història deia que sent ell un jovenet havia entrat a treballar per aquella empresa amb un rendiment tan dolent que no els va quedar més remei que fer-lo fora, o bé que va renunciar per la duresa de la feina, no ho recordo del tot bé. Malgrat això, al cap de pocs dies d’haver deixat el càrrec va aparèixer per l’empresa amb la pancarta d’un partit d’esquerres a on es podia llegir quelcom com que el treball s’havia de repartir. El meu interlocutor reia perquè l'únic treball que havien hagut de repartir era el que en Joan Saura no havia tingut la força o les ganes de fer.

Durant molt de temps he fet servir aquesta història per il·lustrar lo que per a mi representen molts dels comunistes o sindicalistes que conec, tant així que ahir parlant amb un company fa uns dies va sortir el tema i tots dos vam convenir en que moltes vegades a les empreses els que menys fan són els que més reivindiquen, moment perfecte perquè jo treiés la meva història i quedés com un home que en sap de tot, menyspreant el consell de mon pare que sempre em deia que contés fins a deu abans d'obrir la boca. El meu amic, molt murri ell, em va deixar acabar tota la “parrafada” abans de dir-me que la meva història era mentida perquè l’Honorable senyor Joan Saura era el seu tiet i li constava que això no havia passat mai. Fins i tot el va uatsapejar per per confirmar de primera ma la veracitat.

Per a mi va ser un d’aquells moment de terra empassa’m perquè vaig quedar totalment desconcertat de la falsedat de la història, i no perquè no cregui en el sr. Saura, sinó perque sabent qui me l'havia explicat em feia creus de que pogués ser mentida, i alhora estava meravellat per la casualitat de trobar algú que em posés al meu lloc i em fes avergonyir de totes les vegades que havia explicat una mentida, tot i estar convençut de la certesa, sense conèixer de res a l'Honorable exconseller.

I per això, honorable sr. Saura que em veig en l’obligació de fer aquesta carta oberta per demanar-li disculpes per totes les vegades en que he fet servir el seu nom com a exemple d’una cosa mal feta que a més a més era mentida..., tornant a les paraules del meu pare, per la boca mor el peix.

dijous, de febrer 15, 2018

La chica de la minifalda

La veo casi todas las mañanas parada frente a la puerta del residencial en el que vivo, de pie, sola, esperando a alguien que por fuerza ha de pasar poco después de mí. La mayoría de los días luce minifaldas de colores vivos que dejan al descubierto dos piernas largas para su mediana estatura, bonitas, atléticas, de rodillas redondas y huesudas, quizá un poco grandes para el tamaño enjuto de la joven, aunque no por ello le restan atractivo. Pelo largo suelto, negro, lacio y alegre que se mece favorecido con la brisa temprana de esas horas. Su rostro maquillado matiza una ligera fealdad que apenas es perceptible si no te fijas con cuidado. De senos más bien pequeños insinuados tras el vestido que combina con la minifalda y en el que luce una placa dorada con el que imagino que es su nombre.

La veo apenas unos segundos, quizá ni siquiera llegue a eso, cuando salgo a llevar a mi hijo al colegio. Cada día observo un detalle desapercibido en los días anteriores. No la miro mucho, un vistazo furtivo disimulado en la observación de la carretera, como si detrás de la chica pudiera venir un coche al que he de dejar paso. Me horroriza la idea de que mi hijo me cace con la mirada fija en la joven. No quiero dar la impresión a la muchacha de que soy un viejo lujurioso más de los que la miran con desesperación al pasar junto a ella, y me avergüenza profundamente pensar que en mis ojos exista en verdad esa mirada verdosa. Pero sí la veo, todos los días, como todos los que pasamos a esas horas por allí.

Sé que la placa dorada la convierte en un directivo de hotel, una chica de atención al cliente o una vendedora, pero también sé que a las personas de atención al cliente las enfundan en uniformes corporativos, que los directivos nunca son mujeres de veinte años en minifalda y que para que una vendedora se vista así sólo puede dedicarse a la venta de inmuebles o de tiempo compartido. Me inclino más por esta segunda opción y la imagino de pie, como cuando la veo en la mañana, junto a la puerta de uno de los miles de restaurantes que tienen los hoteles, o frente a un escritorio con grandes letras y un televisor en el que se proyectan imágenes de personas felices entre arena blanca y aguas turquesas, sonriente, armada con una carpeta que utiliza como muleta para dar la impresión de que no es un adorno más. Ella es el anzuelo para las familias incautas que caen en las redes del negocio de la venta de multipropiedad, suficientemente atractiva para captar la atención del marido y no tan bonita para que la mujer no se sienta agredida. Todo está estudiado, o eso creo.

Su piel es trigueña, latina, quizá venezolana o dominicana de las “blancas de pelo bueno”, aunque los maestros del negocio son los mexicanos por lo que no puedo descartar que esa sea su procedencia. Acostumbra a vestir sandalias de estilo romano, de esas planas de tiras que se enredan unos cuantos centímetros en el tobillo y que dejan los dedos al descubierto. La miro y pienso que no le quedan bien, que con el atuendo que lleva le casarían mejor unos buenos zapatos de tacón, y al instante me avergüenzo de mis pensamientos porque sé que he caído en la trampa del machista lujurioso que mantengo encerrado a fuerza de muchos años de voluntad. Pero también pienso que un hombre ha de poder mirar a una mujer, y más cuando se viste así, y entonces comprendo que he vuelto a caer y la vergüenza me abruma.

A veces quisiera pararme cerca para ver quién la viene a recoger. Estoy seguro de que es un hombre, y casi con certeza mayor que ella, quizá su jefe. Sé que si no fuera una chica joven mostrando las piernas nadie la pasaría a buscar para llevarla al trabajo y tendría que coger un autobús como todo el mundo, o que si fuera un hombre iría con su motocicleta o al volante de un coche. También pienso que si fuera un hombre no tendría que vestirse así, ni tendría que cambiar cada día de modelo de minifalda, ni estaría obligada a llevar pantalones de tela fina ajustados para marcar un culo duro y firme capaz de hacer girar las cabezas. Si fuera un hombre la gente le compraría, o no, por lo que dijera, por cómo lo dijera y a quién, pero jamás por enseñar esas piernas flacas de rodillas huesudas, y entonces veo como el machista que me habita se va para el fondo del pozo del que nunca debería haber sacado la cabeza, ni siquiera para escribir estas líneas.