Entrades

S'estan mostrant les entrades d'aquesta data: juliol, 2017

Blanca Miosi y su Mundo: ANACAONA, de Jordi Díez. Una opinión.

Imatge
ANACAONA, de Jordi Díez. Una opinión. Hablar de las novelas de Jordi Díez significa un compromiso para mí. No porque sus novelas no sean buenas y me sienta obligada a dar una opinión favorable, es porque él es un excelente lector y crítico —las muestras están en las incontables reseñas que tiene en su blog Mis Últimas Lecturas— de manera que ya solo hablar de uno de sus libros es para mí todo un honor, pues en cuanto a opiniones él deja el listón muy alto.  Hoy hablaré de su más reciente publicación: ANACAONA, LA ÚLTIMA PRINCESA DEL CARIBE. Supe en cuanto la leí que no sería una novela al estilo El péndulo de Dios sino más bien en la línea de su primera novela La virgen del Sol, un libro que me cautivó porque es diferente de los libros que se han escrito ambientados en la época del imperio incaico. Sin embargo Anacaona es diferente. En esta novela Jordi Díez tal vez por estar inmerso en el lugar de los acontecimientos se muestra particularmente emotivo. Se puede sentir en sus páginas:…

Anacaona, la última princesa del Caribe

Imatge
Haz click si deseas leer gratuitamente los primeros capítulos de mi última novela: "Anacaona, la última princesa del Caribe"

Tras veintiséis años en tierras ignotas, Fray Ramón Paner regresa a su Barcelona natal con el legado de toda una vida: la historia del mayor descubrimiento de la humanidad. En su memoria carga el testimonio de su llegada a la idílica isla de Ahíti junto a un grupo de bravos aventureros que bajo el mando del Almirante Cristóbal Colón fueron los protagonistas de la mayor gesta conocida por el hombre, pero también los encargados de someter las voluntades escondidas en ese exuberante nuevo mundo.  Por su parte, aunados en torno a la figura de su líder, Caonabó, y de su bella esposa, Anacaona, los aborígenes intentarán defenderse contra un choque de mundos en el que el amor, el deseo, la envidia, la ambición y el terror arrastrarán a los hombres hasta los límites más recónditos de su condición humana.