dimarts, de gener 30, 2007

¿A quién señala Colón?

Hola,

Quizá no sea como voy a explicar, quizá fue de otra forma, quién sabe, pero mi primer recuerdo de la estatua de Colón en Barcelona va ligada de manera indivisible a mi abuelo. De manos de él creo que fue la primera vez que la vi. En ese entonces había también por el puerto de Barcelona una réplica de la Santa María, o por lo menos eso decían, y después de ver la estatua de tan insigne señor (que a la postre resultó ser un tipo más bien canallesco) mi abuelo me llevó a visitar el interior de la nave.

Me explicó que con una igual habián cruzado el oceáno hasta América unos marineros comandados por Colón. La verdad es que no me interesó mucho, lo que más me gustó fueron unas balas de cañón que se apilaban en cubierta junto a unos cañones ciegos.

Pero después de esa primera visita vinieron otras, y otras, y muchas más. Algunas mascullando entre dientes insultos a los taxistas y los turistas que colapsaban la zona, otras del brazo de alguna de mis novias, y muchas otras como un mirón más, pero siempre me quedó una pregunta en el aire, ¿a dónde señalaba Colón?

A América, claro. Sí, muy bien, como si América fuera un pueblito y Colón el lugareño que te indica la carretera a seguir para llegar a destino. América es infinita, y no sólo en territorio, sino en cultura, en gentes, en colores, en climas, en paisajes, en fauna, en comida, en música, en flora, en espíritu, en razas, en historia y en historias. ¿A qué punto señalaba Colón con esa seguridad del que ve algo y no lo quiere compartir?

Entonces alguien me dijo que el Colón catalán señalaba a su tocayo en Santo Domingo, que a su vez también lo señalaba a él. Fin de la historia. Y eso creí durante muchos años de mi vida, que al final del dedo de Colón había otro que le devolvía el saludo, hasta el sábado pasado. Entonces descubrí, cual investigador del Código da Vinci, las mentiras de tal afirmación.

El Cólon destino del dedo que lo señala desde Barcelona existe, pero ¡¡¡¡ señala en sentido contrario !!!! ¿Cómo puede ser?

Así que desde mi fatal descubrimiento he abierto una nueva pregunta, ¿a dónde señala este Colón? Hay muchas respuestas, quizá sea un juego del estilo de Colón a Colón y tiro por mirón, o los tres colones en raya, pero creo que la realidad es que no hay ningún Colón que cierre el camino, porque un camino nunca se puede cerrar.

No lo sé.

Lo único que sí sé es que esta nueva realidad da paso a una diferente, aquella en la que debo seguir el nuevo camino trazado por este segundo Colón, y que ha destrozado todos mis límites con su mensaje en clave, al llegar a un lugar, sólo se puede ir hacia otro sin volver atrás.

Os prometo que cuando llegue al final de la línea que marca su índice enhiesto, os lo diré.

Saludos,

1 comentari:

Anònim ha dit...

http://www.xpoferens.cat/46.html