dilluns, de gener 22, 2007

La soledad y la casa de Shakira

Hola,

Antes de empezar a divagar, quería pedir disculpas por los días que hace que no escribo ningún artículo. Aunque parezca mentira, he estado muy ocupado con mi trabajo.

Ayer tuvimos la oportunidad de hacer un tour extraordinario. Junto con Luz y otros nuevos amigos, cogimos un barco en la población de la Romana y nos fuimos a Isla Catalina. Es un paseo muy bonito, parte desde la desembocadura del Río Chavón (foto) y llega hasta la susodicha isla (otra foto).


Por el camino, una de las paradas que más interés despierta en los turistas es la visita a la marina de Casa de Campo.

La marina es una especie de puerto deportivo en el que personas de posibles se disputan la costa en forma de magníficas mansiones. Estas súper casas dan a la marina por una parte, con su yate correspondiente, claro, y a un campo de golf por la otra. Como un sandwich muy caro. Entre otros, tienen allí casa los señores Julio Iglesias, un tal Ramírez o Rodríguez (beisbolista muy famoso, al parecer), Samy Sosa (otro que gana 200 millones de dólares por pegarle a la pelotita en las grandes ligas), y Shakira. Ésta última es la que más expectación despierta.

Como a un grupo de Carpantas frente a una pastelería, nos pasean en el barquito por el interior de la marina y nos muestran, una a una, la casa y su propietario. ¿Qué puedo decir que el propio tono de mi mensaje no haya anticipado ya? Digamos sólo que me sorprendió, que no comprendo la fascinación por lo ajeno. ¿Cómo me va a gustar más o menos una casa según de quién sea? Pues eso es lo que ocurre, así es como funciona. Y es más, incluso la gente se atreve a opinar, "pues a mí me gusta más la de Julio Iglesias", "yo creo que la playa es pequeña y el yate parece un poco viejo", "a mí me parece pequeña con el dinero que tiene". ¿Y cómo sabes tú el dinero que tiene??? ¿Y cómo puede opinar alguien sobre los bienes de los demás, con el trabajo que supone mantener los propios??? ¿Si no tienes ni una zodiac, cómo hablas del yate de otro???

No comprendo estas actitudes. No sé en qué parte de nuestra mente se crean, cuál es la fuente de la que manan esas necesidades por meter la nariz en la vida de los demás. Nunca lo he comprendido, pero así es. Y le va bien al dueño del barco, que con el paseíto por lo ajeno, se está ganando sus habichuelas.

De ahí marchamos a la mencionada Isla Catalina. Un lugar extraordinario. Un paraíso en medio del mar Caribe, protegido como parque nacional, y expuesto a la bachata y el merengue a todo volumen para que los mismos que abrían la boca frente a la casa de Shakira, lo hagan ahora para ingerir grandes cantidades de ron o mastiquen aire mientras intentan seguir el bamboleo hipnótico del culo de la chica de animación.

Nosotros, como grupo separado, no tuvimos la suerte de gozar de ese ruido y tuvimos que refugiarnos en la playa de la foto, pero antes de llegar paramos a pescar en alta mar. Una caña, un anzuelo cebado de calamar, y a esperar. La suerte fue dispareja, para nosotros nada, y para los peces, un día grande.

Pasamos un día extraordinario, vimos la casa de Shakira, pescamos, montamos en banana, y en lancha rápida. Gozamos de un paraíso natural como el que la mayoría de la gente sueña, y comimos y bebimos hasta que no quisimos más.

Sin embargo, a veces Luz se siente sola. Puedo comprenderlo, todavía lleva aquí poco tiempo, pero no lo comparto. Quizá es porque yo hago como un amigo mío, que cuando le entran ganas de trabajar, se acuesta hasta que se le pasan, pues yo tomo una actitud parecida, cuando me siento solo, me acuerdo de que siempre estoy conmigo y me disfruto.

Por cierto, la casa de Shakira estaba vacía ...

1 comentari:

-Tora- ha dit...

wow looks buetiful