dimarts, de febrer 03, 2009

Los 36 hombres justos, Sam Bourne


Tópica, quizá entretenida, pero bastante previsible y flojita, la verdad, aunque ya me daría yo con un canto en los dientes si vendiera a nivel mundial lo que el Sr. Bourne, que por cierto es un seudónimo... ¿será para que no lo reconozcan?

Es un trhiller con todos los tópicos de la literatura de los últimos años, buenos y malos, judíos y cristianos, mujeres tremendas, referencias bíblicas, enigmas (por SMS en esta ocasión) que se resuelven al tuntún sin lógica aparente ninguna, cambios de bando en los personajes...

Lo único que rescataría, y que antes de esta novela no tenía ni idea de su existencia, es que según la tradición judía el mundo descansa sobre treinta y seis hombres justos, anodinos y medio simples, pero justos, de entre los cuales en cada generación puede nacer el Mesías, y que cuando muere uno de ellos inmediatamente es reemplazado por otro. Remarcar lo de "hombres", ya que las mujeres no entran en este juego. Bueno, como historia no es mala (fuera de la misoginia congénita judeo-cristiana, claro) y como posiblidad real también lo sería, aunque debo reconocer que 36 hombres sobre seis mil millones de habitantes da un ratio de gente justa bastante deprimente, un 0,000000006 %.

Ni siquiera voy a hacer un pequeño resumen de la novela porque sería como los anticipos de las películas venideras en los cines, que si ves el avance ya has visto toda la película.

Sí he de remarcar que me ayudó bastante a superar las veintilargas horas de vuelo que realicé la semana pasada en apenas un par de días, aunque si no lo hubiera intercalado con alguna partida de videojuegos me tiro del avión en marcha.

En resumen un libro muy tópico, demasiado para mi gusto, entretenido en algunos momentos, pero carente de ritmo e interés.

Resumen del libro (editorial)

Un proxeneta aparece muerto en un peligroso barrio de Nueva York. Un radical de la extrema derecha recibe un disparo mortal en su refugio de un suburbio de Seattle. Un pirata informático es asesinado cuando regresa a casa al finalizar su jornada laboral en un call center de la India. Algo une a las tres víctimas: en algún momento de sus vidas, los tres habían protagonizado un acto de bondad excepcional. Alguien está asesinando a hombres justos. Cuando el último de ellos muera, llegará el fin del mundo. La profecía se cumple. El final se acerca...