dilluns, de setembre 12, 2011

E-book Vs Libro en papel, nunca pensé que diría esto...

Hace unos meses decidí comprar un e-book. Tras mucho buscar, me decidí por un Kindle de Amazon, ya que fue en Amazon donde publiqué la primera versión a la venta de El péndulo de Dios.

Después de vagar por la página de Amazon me fijé en uno blanco, bonito, con su funda protectora en piel y una gomita elástica que la cierra al más puro estilo de los cuadernos de campo utilizados, entre otros, por personajes tan importantes como Hércules Poirot o Félix Rodríguez de la Fuente.

Lo compré con poca ilusión, la verdad, consciente de que gastaba el dinero en un artículo que no iba a utilizar más que para ver cómo había quedado mi novela, y que no volvería a encender en la vida. Un aparato que tras  su forma inocente esconde el asesino de la cultura escrita.

Desde entonces he devorado tres novelas impresas en su tinta electrónica sobre fondo gris, por dos de papel tradicional, con un resultado a priori impensable. Nunca lo imaginé, os lo prometo, pero debo reconocer que no hay color. El lector Kindle es una herramienta que, por primera vez, supera al libro tradicional.

No solo es su comodidad física, no pesa, no has de pasar páginas, no has de aguantar las páginas leídas para que no se cierre el libro, puedes leerlo en casi cualquier posición, etc., sino que visualmente la impresión negra sobre fondo grisáceo es extremadamente agradable. Me costó acostumbrarme y la primera novela no acabé de disfrutarla del todo por este motivo, pero ahora, si la novela es buena el Kindle es su soporte.

Se abren ahora muchas incógnitas, ¿cómo almacenar los libros que leo?, ¿cómo recordar las sensaciones vividas mientras repaso sus lomos suavemente con los dedos mientras limpio y ordeno mi librería?, ¿cómo mostrar a mi hijo los libros que me gustaría dejarle en herencia?, no lo sé.

¿Cómo conservar y preservar los derechos de autor cuando yo mismo he comprobado la facilidad extrema con que se puede bajar casi cualquier obra y pasarla al formato que más te apetezca? ¿Quién va a comprar libros si la mayoría se pueden bajar gratis? ¿Cómo superará la literatura la falta de ventas si, a diferencia de la música, los autores no podemos hacer ni siquiera conciertos?, y lo peor de todo, ¿Quién escribirá libros si nadie los compra?

Ya sé que estas preguntas son las que tienen en jaque a la industria editorial sin respuesta todavía más allá de la globalización extrema de empresas como Amazon.

Gracias a la industria editorial pude publicar mi primera novela, y ahora, gracias a Amazon he podido publicar la segunda. Veremos el rendimiento, pero la dicotomía moral en la que me encuentro es grande ya como lector prefiero el Kindle, mientras que como escritor defiendo la industria tradicional.

Tiempos de cambio en los que solo los de ágil cintura y mochila ligera sobrevivirán...

2 comentaris:

LaLolaPalacios ha dit...

Hola, yo sigo siendo de las de papel, asi que aqui va la pregunta... tu 2º libro esta en version tradicional o solo en ebook?? el 1º me encanto y de hecho lo tengo casi como libro de cabecera... pero si el 2º no esta en papel creo que tardare en leerlo... :D

Jordi Díez ha dit...

Estimada Lola,

MUCHAS GRACIAS por tus palabras. Muy agradecido.

Te comento que El péndulo de Dios sí saldrá en papel, de hecho espero que salga en pocos días.

Lo que sí será algo diferente es la distribución, ya que si bien sí se venderá en papel, no estará en las librerías. Espero que en esta misma semana tendré más noticias al respecto y las colgaré enseguida del blog.

Gracias por seguirme en Twitter, aunque allí tuitee más en catalán.

Muchas gracias y un saludo,