dissabte, de febrer 21, 2009

I ja van dos...

Hola a tots,

Avui tot just pensava que ja fa més de dos anys que vem marxar de la nostra terra per començar camí en un lloc que molts relacionen amb el paradís.

El dia que va fer un any de la meva sortida inicial vaig publicar un post, i ara, que ja han passat dos, ni tan sols em vaig adonar de la data d’aniversari.

Moltes coses han passat en aquests dos anys, moltes al mon, moltes a la nostra família, als nostres amics, però sobre tot a nosaltres mateixos. I avui puc dir amb tota la tranquil·litat del mon que som dues persones totalment diferents als que vem marxar aquell llunyà novembre de 2006.

La nostra idea llavors era marxar per estalviar i tornar a casa tan aviat com poguéssim, fins i tot ens vem posar el termini en dos anys. Ja han passat i no és així. I no només perquè econòmicament no tinguem la capacitat encara de tornar, gràcies en part a les meves intuïcions borsàries i a l’ajut del traïdor del constructor, si no perquè ens trobem a gust aquí.

Recordo que al principi se’m va fer molt coll amunt estar separat de la gent que estimo, de la família i dels amics principalment, i que aquest “live motive” era un gran pes per tenir presa per tornar. Malauradament (o per sort), i per greu que puguin semblar les meves paraules, ja no sento aquest pes. És evident que trobo a faltar moltíssim els meus amics, el meu pare i ma germana, però no és un motiu prou fort per haver de tornar. És clar que estimo moltíssim als mateixos que estimava, que no ha canviat ni un petit grau aquesta estima, enyoro i estimo a la Xesca i al Toni, al Cecilio i la Maria José, al meu pare, és clar, a la Júlia que sempre la tinc present, les converses amb el Miguel Àngel i la mirada intel·ligent de la Mise, a tots, al Pitu i la Barbara, al Jordi i la Roser, al Salvattore i l’Elena, a qui vaig poder conèixer fa poc, al Jaume, i a molts que espero no us sentiu malament si no us trobeu en aquesta improvisada llista. Però tot i així no vull tornar.

Per suposat la vida sempre te sorpreses i potser només en acabar d’escriure aquest post em truquen de l’empresa i cap avall que fa baixada, desitjo i espero que no sigui així.

No se realment si hem patit una evolució o una involució, de veritat que en tinc forts dubtes sobre això, però de lo que estic absolutament segur és que la nostra vida aquí és molt més fàcil (amb les seves dificultats), tranquil·la i plena de la que fèiem a la meva estimada Catalunya.

En aquests llargs dos anys he tingut l’oportunitat de conèixer gent nova (encara avui puc dir que no he fet cap amic, si be el Samuel, el Germán i la Juana podrien anar ocupant aquest qualificatiu...), però sobre tot he tingut la gran oportunitat de fer moltíssimes coses, algunes d’elles impensables a Barcelona, com per exemple pujar en avioneta, en catamarà, en buggie, en moto, en monstercar, en quad, en 4x4, en camió, en llanxa, a cavall, i lo que és més increïble, les he pogut “conduir” totes. He visitat coves i platges, boscos, palmerals, els fons marins, vaixells enfonsats, he aprés a fer submarinisme, i a esquivar motoconxos per la carretera, he menjat moro, llagosta, mofongo i lambí, he vist nens i nenes per tot arreu sempre amb les dents blanques pel davant, també d’altres que no ho passen tan be, morts tirats a la carretera coberts amb un cartró sense que ningú els recollís i gent disposada a fer-se la mollada de la seva vida per ajudar-me a treure el cotxe atrapat a un fangal en mig d’una turmenta tropical, he viscut huracans, vaguades, sol i pluja en poc més de cent metres, he anat a Miami, i a Jamaica, he vist tallar la canya de sucre a matxet, haitians amb les pells pintades de blanc pel dia de tots sants, esglésies inverosímils amb cabres passejant pels seus sostres, he deixat de córrer i fumo més de lo que voldria, però estic moreno, he anat a sentir predicadors, em diuen príncipe, he après que vol dir ponchar a algú, i se qui és A-Rod, també se distingir la baxata del merengue i he escoltat el Perico Ripeao, em fa gràcia que tot es diu Duarte i he vist als nens cada matí posar-se en posició de firmes per veure l’alçada de la bandera, i lo que em falta encara !!!

Sempre tinc a la meva oficina tres fotografies fixes, una que surten el Jose, el Jordi, la Roser, el Cecilio i la Maria José assentats a un catamarà, record de la seva visita, una altre amb la meva estimada Julia, el seu home que tothom confon amb el cantat de Jarabe de Palo, je je je, i els seus dos guapíssims nens, i una altre en la que està tot l’equip de vendes de la meva antiga empresa, amb el Pitu al capdavant. Escolto RAC1, llegeixo amb extraordinària alegria cada correu que rebo del Miguel Àngel, recordo a la Xesca en totes les meves oracions, i parlo amb el meu pare cada vespre pel Messenger, però no vull tornar.

Desconec que i quant em durarà aquest sentiment, però us haig de reconèixer que fora d’Europa tot és molt més clar i el temps es mesura d'una altre manera.

Fins ben aviat, tan de bo ens vingueu a visitar i pugueu entendre de primera ma lo que he intentat explicar, com sempre a modus de teràpia, en aquest article.

Un petó molt gran per a tots i totes.

dimecres, de febrer 04, 2009

¿Decepción yo? Nunca con Capgrós Termolactil

Hola,

Quizá os sorprenda el título del post. Evidentemente tiene relación con las últimas semanas de mi vida personal, y a pesar de lo endogámico y egocéntrico que ya es este blog, hoy me gustaría comentar sobre la decepción como forma de crecimiento.

Los más cercanos ya sabréis que hace un par de semanas sufrimos una gran decepción en nuestra vida, para no ser muy pesado sólo añadiré que nuestra ilusión se vio truncada en apenas dos horas sobre un tema de muchísima importancia para nosotros. También en la construcción de nuestra vivienda hemos vivido una profunda decepción, y ayer recibí el informe editorial de mi segunda novela, al cual, y para hacerme un favor, sólo calificaré de espantoso.

Tres temas vitales en mi/nuestra vida frustrados en apenas dos semanas. No está, mal, ¿verdad? Además los tres palos de la baraja, emocional, económico y de ego profesional.

La primera opción de respuesta, a medida que se producían las noticias, era sencilla: que les den. A lo que sea, pero que les den.

Después la reflexión ha transmutado la respuesta, y de eso es de lo que me gustaría reflexionar en voz alta.

El primer problema de la decepción se crea antes de que se produzca, como bien sabéis, y parte de las expectativas. No es sano crear expectativas en la vida, ni fundadas ni infundadas. Son la base de la crisis y del sufrimiento. Si nada esperas, nada te decepciona y todo lo que ocurre forma parte de la sorpresa de la vida. Ahora bien, ¿quién es el guapo capaz de vivir así? Yo, desde luego, no, pero lo intento.

Creo con toda sinceridad que la base de la vida es trazarse planes, algunos a corto y otros a más largo plazo. Tener el valor de pensar, de sentir, de escucharnos que queremos y tirar adelante con todas las consecuencias, pero sobre todo aceptar con una sonrisa lo que ocurre mientras se consiguen las metas, y, si las metas son queridas de verdad, no abandonarlas nunca.

Después de unos días de reflexión he llegado a la conclusión de que ésa es la única manera de vivir, con una sonrisa de alegría sincera y permutar todo el resto de emociones en esa sonrisa. Una vez escribí que era extremadamente afortunado por el simple hecho de ser varón, blanco y occidental, y lo reafirmo. Pero al igual que esa apariencia es una simple coincidencia, todo lo demás que ocurre en la vida también. Quizá de las pocas cosas que podemos decidir en verdad es cómo afrontamos lo que no hemos decidido.

Decidir qué hacer cuando las cosas parecen favorables y decidir qué hacer cuando creemos que no lo son tanto. Ésa es nuestra misión. Mantenernos en un baremo de oscilación corto, no largarnos como el badajo de una campana golpeando ruidoso en todas direcciones ante cada tirón de cuerda. Por más fuerte que sea el tirón.

Reconozco que esto es mucho más fácil de escribir que de hacer, e incluso reconozco por enésima vez la terapia que supone para mí publicar estas líneas, pero también siento una profunda alegría al saber que si decepciones tan grandes no han roto mi paz, ni las ganas de construir y de vivir es que estoy en el buen camino, que en estos últimos años he crecido y me siento orgulloso de ello. En otro momento de mi vida habría entrado en cólera y destrozado a golpes de vara, o de ironía, a cada “culpable” de mi decepción, como cuando con seis o siete años no pude resistir que otros niños hubieran hecho una figurita de barro mejor que yo y las destrocé todas a golpe de tranca, o como cuando alguien me decepcionaba y lanzaba puyas quevedescas contra su persona.

Nada de eso anida ya en mí, ni siquiera la culpabilidad por no haber previsto que las cosas saldrían de otro modo al planeado.

Mucho me queda todavía hasta el punto de no sentir decepción ante las sorpresas de la vida, pero estoy convencido de que también me queda mucha vida para aprender esa lección. Por lo menos sí que he aprendido a disfrutar de todas ellas.

dimarts, de febrer 03, 2009

Los 36 hombres justos, Sam Bourne


Tópica, quizá entretenida, pero bastante previsible y flojita, la verdad, aunque ya me daría yo con un canto en los dientes si vendiera a nivel mundial lo que el Sr. Bourne, que por cierto es un seudónimo... ¿será para que no lo reconozcan?

Es un trhiller con todos los tópicos de la literatura de los últimos años, buenos y malos, judíos y cristianos, mujeres tremendas, referencias bíblicas, enigmas (por SMS en esta ocasión) que se resuelven al tuntún sin lógica aparente ninguna, cambios de bando en los personajes...

Lo único que rescataría, y que antes de esta novela no tenía ni idea de su existencia, es que según la tradición judía el mundo descansa sobre treinta y seis hombres justos, anodinos y medio simples, pero justos, de entre los cuales en cada generación puede nacer el Mesías, y que cuando muere uno de ellos inmediatamente es reemplazado por otro. Remarcar lo de "hombres", ya que las mujeres no entran en este juego. Bueno, como historia no es mala (fuera de la misoginia congénita judeo-cristiana, claro) y como posiblidad real también lo sería, aunque debo reconocer que 36 hombres sobre seis mil millones de habitantes da un ratio de gente justa bastante deprimente, un 0,000000006 %.

Ni siquiera voy a hacer un pequeño resumen de la novela porque sería como los anticipos de las películas venideras en los cines, que si ves el avance ya has visto toda la película.

Sí he de remarcar que me ayudó bastante a superar las veintilargas horas de vuelo que realicé la semana pasada en apenas un par de días, aunque si no lo hubiera intercalado con alguna partida de videojuegos me tiro del avión en marcha.

En resumen un libro muy tópico, demasiado para mi gusto, entretenido en algunos momentos, pero carente de ritmo e interés.

Resumen del libro (editorial)

Un proxeneta aparece muerto en un peligroso barrio de Nueva York. Un radical de la extrema derecha recibe un disparo mortal en su refugio de un suburbio de Seattle. Un pirata informático es asesinado cuando regresa a casa al finalizar su jornada laboral en un call center de la India. Algo une a las tres víctimas: en algún momento de sus vidas, los tres habían protagonizado un acto de bondad excepcional. Alguien está asesinando a hombres justos. Cuando el último de ellos muera, llegará el fin del mundo. La profecía se cumple. El final se acerca...