divendres, d’octubre 19, 2012

Día de gracias


Hola a todos y todas,

Hoy es un día en el que toca dar las gracias, uno de esos días en que comprendes la fortuna de estar bien rodeado, de tener gente a tu alrededor en quien puedas confiar, gente que por un módico interés está a tu lado para hacerte crecer.

Lo del módico interés me refiero al económico, y lo digo porque yo tengo la gran fortuna de que la mayoría de la gente que me rodea cobra un interés mucho más valioso y caro, que es la amistad y el reconocimiento mutuos. Perdón, me desvío...

Quería decir que hoy es un día en el que me siento con la necesidad de dar las gracias a mucha gente, a los más cercanos en primer lugar, la familia, mis hijos, mi querida compañera, mis amigos (los de aquí y los más de allá), los que están al otro lado de un teclado y que también son muchos por fortuna, a los colegas de profesión o de vocación, y a los que se van a jugar sus dineros conmigo.

A todos vosotros quiero daros las gracias porqué después de casi cinco años de búsqueda, mi novela El péndulo de Dios saldrá a la calle de la mano de Ediciones B. 

Han sido años extraños, que comenzaron con la fuerza de mi ilusión por la novela y que se fueron apaciguando con la posterior dosis de realidad al ver que no tenía salida, por más que me esforzara o me encabezonara en ello, la aceptación del rechazo, no a mí (que eso ya se aprende en la vida a las primeras de cambio y se perfecciona en la adolescencia) sino por la obra de uno, que es mucho más duro. La resignación de saber que tanto esfuerzo se perdería sin fruto alguno más allá de la frustración. Tres años largos de peregrinar sin rumbo tras una salida que encontré en San Amazon Bendito, una balsa de esperanza en la que me subí con más recelo que esperanza, y que resultó ser un transatlántico lleno de ilusiones, de amigos que he hecho en el crucero, y que me devolvieron las ganas por seguir. 

Ha sido en este último año en Amazon que me he vuelto a sentir con la ilusión de ser escritor, de llegar a vivir de esto, de seguir renunciando a la vida externa para adentrarme en mis mundos esquizofrénicos y convertirlos en aventuras ordenadas que puedan interesar a los demás. Un año en el que casi diez mil lectores se han descargado la novela y la han mantenido entre las más leídas de una plataforma en que se agolpan más de tres millones de libros. Cifras mareantes e increíbles apenas unos meses atrás. Un año en que me he acercado a conocer a un grupo de gente tan rara como yo y que dedican horas de su vida a escribir, un grupo de hombres y mujeres de todas las edades, nacionalidades, ideologías y tendencias, con más o menos fortuna y talente, y a quienes nos une únicamente la ilusión, la maravilla de la tecnología y nuestras posiciones en las listas de Amazon.

Por eso he de dar las gracias a tanta gente, a ellos y a estos diez mil lectores a quien ojalá pudiera dar las gracias personalmente uno por uno y decirles lo mucho que me han ayudado sus descargas, lo mucho que ha significado que se fijaran en mi novela para cargar sus libros electrónicos, lo mucho que me han afectado su sus comentarios, y lo mucho que siempre les deberé. 

Hoy, después de todo este tiempo sé que El péndulo de Dios se ha hecho mayor y ha llegado el momento de dejarlo marchar, de que abandone el cómodo disco duro de mi ordenador y viva solo más allá de mi control. Sólo espero haberlo educado bien y que su camino sea el de una buena persona.

MUCHAS GRACIAS !!! 


2 comentaris:

Blanca Miosi ha dit...

Y claro que lo será, Jordi, yo he leído tu novela y me gustó mucho, la manera como introduces los acontecimientos, la forma como nos haces viajar al pasado y vivir momentos históricos como si estuviéramos en el sitio... eso solo lo,logran los que saben.
Ahora tu novela está por esos caminos de Dios y debe aprender a defenderse sola, para que tengas tiempo de seguir escribiendo y haciéndonos soñar.

También leí La virgen del Sol y me fascinó. No es casualidad. Lo sabes hacer y muy bien.

Besos, amigo, y mucha suerte!
Blanca

Jordi Díez / @iamxa ha dit...

Gracias Blanca.
Ha iniciado un camino que veremos a dónde llega, cada paso que de ya será más lejos de lo que hubiera llegado jamás de no haber sido por Amazon, los amigos que he encontrado allí, y todo el trabajo de este último año.
De momento parece que arranca lento, pero todas los inicios son difíciles, así que pa'lante, como dicen en esta isla mágica en que vivo.
Gracias, de verdad !!!