divendres, de setembre 26, 2008

La PERVER$IÓN en mayúsculas

Hola,

Hace días que busco en foros, en la prensa, en cualquier lugar, un artículo sobre la perversión real de la crisis financiera que está haciendo temblar al mundo. No lo he encontrado.

Lo único que veo y escucho son cifras, incluso mi propio bolsillo las está viviendo en primera persona, que si el banco Patatín ha perdido equis millones en depósitos, que si la bolsa ha perdido un equis por ciento, que si los índices están en sus mínimos históricos, que si las constructoras han dejado de vender tantos equis miles de pisos, que si el dólar ha subido o ha bajado, que si el petróleo ha incrementado su precio en equis dólares por barril de Brent, por Dios, si hasta sabemos ya que hay diferentes tipos de barriles de petróleo en el mercado y que un montón de gente juega al casino con su precio en las bolsas internacionales.

De todo esto tenemos datos.

Las hipotecas sub-prime ya todo el mundo las conoce, los fondos de inversión hipotecarios, las barrabasadas que han hecho algunas instituciones financieras con el dinero mal prestado, o la perversión incluso de vender unas deudas que sabían incobrables y ganar más todavía. Joder, eso sí es tener visión, te dejan un dinero que no tienen, para comprar algo que ellos mismos han producido, que saben que no lo devolverás, y encima venden esa deuda como si fuera un tesoro. Oye, Nobel para ellos, por favor. En la República Dominicana se les conocería como los máster bróders tígueres, yo les llamaría sinvergüenzas y estafadores.

Pero a lo que iba, que siempre me distraigo en cuanto me pongo a teclear, han sido necesarios apenas un par de años de crisis financiera para que todas las instituciones de los países "desarrollados" se pongan a una para solucionarlo. Atención, una crisis financiera que golpea en los mullidos depósitos de bancos e inversionistas que han ganado en estos años pasados más dinero del que pueda imprimir el banco central de un país medio, y que por supuesto se nos sube a la chepa a los más tontos del barrio, a los que ni vimos un euro cuando las cosas iban tan bien, y que encima tendremos que pagar ahora que las cosas les van tan mal.

El gobierno de los USA está pensando en inyectar setecientos mil millones de dólares al mercado para garantizar que no habrá un desplome general. Bueno... los que invirtieron están felices, cuando ganaban no repartieron, y ahora que van a perder recuperan con los impuestos de todos los americanos, inmigrantes incluidos... Esto está a la altura de los tígueres anteriores y da para pensar. Ha sido necesario que las cuatro familias más poderosas de los USA empezaran a perder dinero en serio para que el gobierno se reúna en comité de crisis y acuda a su rescate cual película de Rambo tras cuatro desgraciaos abandonados en la selva.

Ah joder, para salvar el culo de esos tipos que podrían entrerrar Machu Pichu en billetes de cien dólares sí que corren, se reúnen, hacen conferencias, ¡paran incluso campañas electorales!, y todos tranquilos porque pensamos que si salvan a esos, también nos salvamos nosotros, como si de los que seguían a nado las lanchas de rescate del Titanic, cargadas con el pasaje de primera clase, se hubiera salvado alguno.

Y mientras, desde hace ya más de sesenta años, OCHOCIENTOS CINCUENTA MILLONES de personas pasan hambre, se incrementa su extenso club social a un ritmo de cuatro millones al año (segun la FAO), y mueren en el mismo periodo ¡treinta millones de ellas!, y yo no he visto parar ninguna campaña electoral para ver como se destinan de los impuestos públicos un porcentaje para ayudar a esta macabra crisis real. Nunca lo he visto, y ahora, porque cuatro bancos, que han estado ganando más dinero del que podría soñar Julio Verne en una de esas tardes de viajes al centro de la tierra o a la luna, pierden, todos a perder el culo, con perdón, para que no sigan menguando sus millones.

Y qué hay de la crisis de personas jodidas de verdad, ésas que no ven en una pantalla de ordenador-portátil-último-modelo como menguan sus beneficios, sino que sienten en las entrañas como se les pegan las paredes de sus tripas y se retuercen para extraer de los cuatro granos de arroz de mierda que comieron ayer sus últimos nutrientes. Ésas que no reciben en su móvil con pantalla lalechedecolores un mensaje SMS con el último saldo del fondo de inversion, sino que se cagan hasta morirse por la pestilencia líquida que llaman agua y que es lo único que tienen para beber.

Es una vergüenza. Y nosotros, nos guste o no, parte de ella.

Ya lo dijo John Le Carré en su obra "El Jardinero Fiel", "si la tuberculosis afectara a veinte personas en Manhatam, ya se habría erradicado".

dimarts, de setembre 23, 2008

Ja tenim la primera !!!

Hola a tots,

Després de tants huracans com hem patit aquesta temporada, que de fet encara no s'han acabat, el diumenge vaig poder disfrutar d'un huracà beneït.

Un huracà que va fer tremolar les entranyes del Palau Blaugrana i que a mi, a sis mil kilòmetres de distància, em va tenir fent bots davant d'un televisor de l'any de la catapun.

Joventut de Badalona, Campió de la Lliga Catalana en front al SA Barcelona 83 a 95 a casa aliena.

Moltes felicitats nois.

Ah, i sense un dels millors jugadors que mai ha passat per casa nostra,

El número 5 que tant ens ha fet gaudir ara l'hem de compartir amb la resta del mon. Està bé. Crec que és just. Molta sort Rudy.

Salut,

dilluns, de setembre 08, 2008

¿És Santa un pervertit?

Hola,

És Santa Claus una mica pervertit ??


A jutjar per les fotos com a mínim és un tipus modern, que tant li fa rossa com morena, com moreno amb barbes ...

Encara li queden tres mesos per tornar a possar-se el vestit de bona persona i actuar com se li suposa.


Santa !!!!! Que t'hem enganxat, no possis aquesta cara de sorpresa !!!!!

divendres, de setembre 05, 2008

La Madre.

Hola,

Por una de esas extrañas coincidencias de la vida leo en el periódico Diario Libre, un periódico de tirada nacional en la República Dominicana al que rara vez accedo, que en tal fecha como hoy, pero del año 1997, murió Agnes Gonxha Bojaxhiu, más conocida como Madre Teresa de Calcuta, o Santa Teresa de Calcuta para los que todavía crean en los cargos otorgados por la Iglesia Católica.

La referencia a tal efeméride ha activado mi memoria y me ha confrontado con una escalofriante rapidez la noticia que ayer leí en la Vanguardia, y en la que se anunciaba que el gobierno del estado español va a modificar por enésima vez la ley del aborto.

Ese cruce de información me ha asaltado al recordar una frase que le escuché a la Madre, y que fue el inicio de mi cambio de mentalidad en cuanto al tema del aborto.

Yo siempre había defendido, sobre todo en mi adolescencia y juventud, cuando además estaba del todo prohibido, el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo, el derecho de cada mujer a abortar libremente si así lo decidía sin tener que dar más explicaciones o pedir permiso a nadie. El aborto además es un derecho, no una obligación, y que esté permitido no obliga a nadie a practicarlo. Recuerdo incluso una tarde de viernes en las que se celebraban debates abiertos al resto de las aulas, como yo defendí mi postura de hombre adulto y liberado (con dieciséis o diecisiete años) ante un auditorio entregado a mis proclamas inflamables e infumables a favor de la libertad del aborto.

Esas fueron mis estúpidas ideas hasta el año 1995, cuando escuché, o leí, la frase de la Madre Teresa "Si conocen a alguien que no quiere al niño, que le tiene miedo al niño, díganle que me lo de a mi". Esa frase tuvo en mí el efecto del clavo en un cristal. Al primer golpe el vidrio empezó a resquebrajarse y a formar con sus pedazos una nueva taracea con esa idea en el centro.

¿Cómo era posible que esa mujer, que vivía en un mundo horrible, de miseria, carente absoluta de todo lo material, insano, indigno de llamarse humano, y todos calificativos horribles que queramos darle, era contraria al aborto? ¿Cómo esa persona, seguro que de ideas de derechas e influida por el Papa de Roma, podía atreverse a querer traer al mundo a una criatura en semejante sopa de mierda? No lo entendí hasta al cabo de un tiempo.

La vida no pertenece a nadie más allá del que la tiene.

Ninguna mujer, u hombre, debería poder decidir sobre la vida de los demás, y mucho menos decidir sobre si la cortan o no, tenga esa vida un segundo o sesenta años de antigüedad. No es comparable un asesinato a un aborto, pero el resultado es el mismo.

Ahondando en Internet tras la frase de la Madre, para no transcribirla desde mi memoria, he encontrado otra de ella "Para mi, las naciones que han legalizado el aborto son las mas pobres, le tienen miedo a un niño no nacido y el niño tiene que morir".

Ahora podréis pensar, con toda la razón, que un hijo que venga de una violación, madres adolescentes, problemas laborables, psicológicos, etc. etc., justifiquen la decisión de un aborto, pero incluso tantas razones como personas hay en el mundo sólo tienen algo en común, que todas tienen como consecuencia la muerte, o la negación a la vida, de un nuevo ser.

No lo entiendo.

No soy un bendito que no sepa las dificultades de engendrar y mantener a una criatura, y menos si esas circunstancias son terribles, o así se lo parecen a los padres, ni se me podrá tachar de pro Iglesia, o de ideas conservadoras, ni siquiera de tararear la musiquita del PP cuando nadie me ve, pero la solución no es el aborto, sino la renuncia al recién nacido. Y más en un país del primer mundo que dispone de cientos de mecanismos para hacerse cargo de esa vida.

No puedo decir nada más que repetir, desde mi más absoluta humildad, la misma frase de la Madre, “Si conocen a alguien que no quiere al niño, que le tiene miedo al niño, díganle que me lo de a mi". O mejor aún, que se ponga en contacto con cualquier organización a través de la asistencia social de su municipio, y se niegue a abortar.

dimecres, de setembre 03, 2008

Des de la finestra de casa

Hola,

Aquesta sèrie de fotos la vaig fer anit des de la finestra de la nostra habitació de casa, a dos quarts de dotze. Com podeu veure desprès del llampec tot el camp de golf va quedar il·luminat com si fos de dia i totalment inundat.

Ara estem sota els efectes de l'huracà Hanna, que el molt malparit ha decidit canviar el seu rumb i girar cua per caure’ns ben be a sobre del cap.

Les pluges són molt intenses i les inundacions estan al cap del carrer. Com sempre són les capes més baixes de la societat (econòmicament parlant) qui pateixen amb més força les conseqüències del fenomen.

Però tot i això, no és el Hanna el que més em preocupa. Per no se quina raó aquest mes de setembre estem condemnats a rebre quatre huracans i la veritat és que estic una mica preocupat. Mai havia vist res semblant, ni jo ni els que viuen aquí de tota la vida, ja que després del Gustav ens ha vingut el Hanna, i tot just darrera venen l'Ike i el Josephine.


Estarem en contacte, i per si de cas em ficaré pedres a les butxaques, com que despentinar-me és una mica difícil ...