dimecres, de novembre 12, 2008

Carmen

Hola,

Como continuación al post que colgué hace unos días, empiezo la trayectoria de nuestro último viaje al Perú con una presentación formal.

Las dos niñas de la fotografía son Carmen y Sandra, y ya forman parte de mi familia desde hace algunos años. Carmen, la "niña" de la izquierda, tiene ahora dieciséis años y cuando la conocí apenas despuntaba once.

He necesitado más de tres años hasta que la vi sonreír por primera vez, de verdad..., no ha tenido una vida fácil.

Ahora estamos muy orgullosos de ella porque está a punto de finalizar sus estudios primarios y tiene nota para acceder a la universidad. Como premio vamos a ver si conseguimos que venga unos días de vacaciones al Caribe con nosotros. Confío que sí.

Es evidente que nuestro encuentro en la vida nos la cambió a ambos, ella siempre me dice que soy el papá que le hubiese gustado tener, y a mí se me caen los h... al suelo, y me da un tembleque difícil de resistir porque ella también es la hija que todavía no he tenido, aunque Carmen es mucho más, es un ejemplo de superación, una niña extraordinaria que desde que tenía cinco o seis años ha ayudado a su madre para sacar a una familia de siete hermanos adelante. No sólo ella, claro, sino la mamá, María Nieves, y todos los niños que han tenido que apretar fuerte para poder sobrevivir, sin embargo ella en especial ha tenido que superar muchas otras cosas, derivadas de su personalidad, y para mí es un gran ejemplo.

También es, para los que hayáis leído La Virgen del Sol, mi Nemrac, la niña protagonista de la historia. Esto nunca lo había dicho públicamente.

Como veis es mucho lo que tengo que agradecer a esta niña que ahora ya se preocupa más por los pantalones que se va a comprar que por lo que va a cenar..., pero eso es la adolescencia.

La foto de la derecha la hicimos en febrero de 2007. A ver si encuentro alguna foto de cuando nos conocimos y la colgaré.

Espero que algún día vosotros mismos podáis conocerla. Os aseguro que vale la pena.


Lo prometido es deuda, aquí van dos fotos más (añadidas después, para los que leáis esto por primera vez)

Esta foto corresponde a cuando nos conocimos. Carmen es la niña de la mochila amarilla, y la otra nena, la del chandal rosado, es Janet. Janet tiene dos hijos y ha estado un par de veces presa por robos a los turistas..., ya os había advertido que la vida allí no es fácil. Cuando las conocí llevaban unos zapatos deplorables y tras llevarlas a comprar algo más decente, insistieron en hacerse una foto conmigo para que después se la enviara, como efectivamente hice por fortuna, ya que fue a través de esa primera carta que comenzó mi relación con las dos niñas, y que por desgracia sólo pude mantener con Carmen.


Y esta otra foto la hicimos ya en mi segundo viaje, casi tres años después del primer encuentro. La señora del sombrero es la mamá de Carmen, doña María Nieves Meza de León, nombre de marquesa de alto abolengo, no me lo negaréis.... Carmen va con el uniforme del colegio al que se pasó tras nuestro acuerdo. La sonrisa, para los que no la conozcais todavía, es forzada de pura vergüenza.

Bueno, espero que ella no vea este post, porque parezco esos padres que avergüenzan a sus hijos adolescentes con fotos sacadas de álbums falimiares, y que sólo sirven para dejar en evidencia a los pobres ante sus amigos o novias/os y darnos cuenta los demás de que el adolescente al que intentamos acercar a esa foto sólo existe ya en nuestra memoria.

1 comentari:

M. Teresa Abellan Pérez ha dit...

Hola Jordi,
El teu blog té quelcom que emociona. M'ha emocionat especialment el teu escrit on ens parles de la Carme. Vist així, amb les teves explicacions, aquest món sembla diferent. Trenca alguns esquemes meus i m'agrada.
M'agradaria posar el teu escrit dins el meu bloc. Es possible?