dilluns, d’agost 25, 2008

Sino estelas en la mar

Hola,

Ahora hacía varios días que no colocaba ninguna noticia ni foto en el blog. Bueno, a ver si con ésta por lo menos sabeis que continuamos vivos.

Ha sido un mes de agosto (está siendo, de hecho) un poco largo porque es el momento en que yo tengo más trabajo, además de que coincide con que muchos de vosotros estáis de vacaciones y la comunicación se rompe hasta los primeros días de septiembre, momento en que desde vuestras oficinas os descargáis un poco viendo las tontadas nuestras y las historietas que colgamos en el blog.

Ha sido éste como decía un mes largo, sin embargo, y como bien sabéis, no sólo de pan vive el hombre, así que hemos disfrutado de varias cosas. Una de ellas el inmenso placer de "conducir" un catamarán de 20 metros costeando (los marinos hablamos así) las tierras de la isla en su periplo de Bayahibe hasta Isla Saona.

Hemos tenido también la fortuna este mes de agosto de que nos hayan venido a ver Ismael y Gisela, y su maravillosa prole, David y Maite, sin prole, y hoy, de pura sorpresa, el señor Jaume Vilardell y señora, aunque alguno de los miembros de su familia, política o sanguínea, nos debía haber avisado con tiempo para prepararles un recibimiento como hubiesen merecido.

El resto no ha venido, pero se le espera. Hasta entonces, un abrazo muy grande para todos y todas.

También quiero aprovechar, ahora que me he enganchado a escribir, para pedir perdón por utilizar en este misero espacio net una frase del gran Machado, el hermano "bueno", y debo reconocer que como no recordaba si la frase era "estelas sobre el mar" o "estelas en la mar", lo he buscado en Internet, y al leer el poema me ha parecido tan extraordinario que no he tenido más remedio que ofrecéroslo como el mejor regalo que en la distancia os pueda brindar. Aquí va:

Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre el mar.

Nunca persequí la gloria,
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles,
ingrávidos y gentiles,
como pompas de jabón.

Me gusta verlos pintarse
de sol y grana, volar
bajo el cielo azul, temblar
súbitamente y quebrarse...

Nunca perseguí la gloria.

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino
sino estelas en la mar...

Hace algún tiempo en ese lugar
donde hoy los bosques se visten de espinos
se oyó la voz de un poeta gritar
"Caminante no hay camino,
se hace camino al andar..."

Golpe a golpe, verso a verso...

Murió el poeta lejos del hogar.
Le cubre el polvo de un país vecino.
Al alejarse le vieron llorar.
"Caminante no hay camino,
se hace camino al andar..."

Golpe a golpe, verso a verso...

Cuando el jilguero no puede cantar.
Cuando el poeta es un peregrino,
cuando de nada nos sirve rezar.
"Caminante no hay camino,
se hace camino al andar..."

Golpe a golpe, verso a verso.

Que efímera es nuestra existencia, y que cierta. Fijáos por si ni siquiera habéis tenido la paciencia de cerrar los sentidos y finalizar con calma la lectura del poema, bajando con velocidad la barra de estado para ver si había más texto o alguna que otra foto, o cuánto faltaba para el final del post. Bueno, es lo que hay... son los mundos sutiles, ingrávidos y gentiles. También da el poema para fijarnos en que sin constancia no hay resultados, que mirando atrás, nada vale la pena, que nuestros grandes pasos y nuestra importantísima vida, se deshacen tan pronto la vamos recorriendo, y sobre todo que por mucho que nos esforcemos, el final es una puta mierda. ¿Será pues que en la sabiduría del poeta nos quiso decir que sólo vale lo que se vive en el camino...?

Léase Kavafis.

Ah !!! Prometo que si venís no llevaré yo el catamarán.

3 comentaris:

Sandra ha dit...

Jordi m'han encantat l'elecció d'aquest poema i per un moment m'ha fet recordar a un que vam publicar fa uns mesos a la nostra web, ítaca de de kavafis. Que savis que eren aquests poetes, caram!

petons

Jordi Díez ha dit...

Estimada Sandra.

Abans de res un peto molt gran. Vaig mirant la web vostra, estic feliç de que hagis tornat a escriure tu tambe, i sobre tot de que el viatje per Thailandia i la Xina segueixi a l'iniciat per l'India. No puc evitar sentir una mica d'enveja per vosaltres...

La primera vegada que vaig llegir Kavafis va ser de casualitat, a la contra d'un diari de Sabadell en una xurreria mentre feia cua... em vaig quedar tan impressionat pel primer vers "Quan vagis a Itaca assegurat que el viatje sigui llarg", ostia, el tio no volia arribar a Itaca, sino trigar el més possible per gaudir del viatje. Em va deixar de pedre, de veritat, tant així que quan va tocar el meu torn jo ja havia marxat i buscaba des de casa el poema sencer.

Aquell dia vaig tenir la certesa de que el meu viatje a Itaca estaba mort i que havia de fer alguna cosa per arrancar-lo de seguida. L'Ainhoa va ser una d'aquelles coses (per cert, està preciosa)

Un petó molt gran per vosaltres dos.

Jordi.

Anònim ha dit...

ostia nen, no se si et sembles mes al capitan pescanova o al capita biodramina............ jejejeje