dilluns, de juny 25, 2007

Se puede ser buena persona ...

Hola,

Hoy tengo que hacerme una reflexión en voz alta, o en público, y os he escogido a vosotros, seguidores de mis letras, para hacerla.

La otra noche tuve la fortuna de compartir mesa con una serie de personas variopintas, de diferentes lugares, y sobre todo, de diferentes mentalidades. Lo que comenzó como una cena de españoles, una colombiana, un portugués y yo, en un restaurante español de ajado nombre, el Rocío se llama, terminó en un gran disgusto por mi parte y en una ira contenida que he necesitado dos días para sofocar antes de acometer esta hoja en blanco.

La cuestión que me planteo desde entonces, con más fuerza incluso que antes, es la siguiente, ¿se puede ser buena persona y disfrutar con el sufrimiento ajeno? ¿se puede ser buena persona y disfrutar de la tortura al débil bajo un barniz de fiesta, tradición o mandanga varia? Desde mi punto de vista la respuesta es evidente, no.

Entonces me hago la segunda reflexión, ¿qué proceso ha sufrido una persona para llegar a ese punto? ¿en qué lugar del camino se confundió de sendero?, y la respuesta aquí es que no lo sé.

Entre llesca de pan con jamón (si lleva tomate deja de ser rebanada para ser llesca), queso para algunos, y copita de vino salió el manido tema de la tortura a los animales, en concreto la que se inflige a los toros mal denominados bravos, y para mi sorpresa, indignación e ira mal contenida, hubo comensales en la misma mesa que yo que estaban a favor e hicieron un alegato inversemblante sobre la cultura y la tradición para defender algo tan indefendible como la muerte.

¿Qué parte del corazón se les ha pudrido? ¿En qué lugar anida el mal de esos corazones? Debo pedir perdón, sobre todo a mí mismo, por mi falta de valor para no haber dejado esa mesa y haberme acabado mi ración de queso manchego en el aparcamiento del restaurante. Lo consideré entonces, de manera errónea creo, descortés, pero cómo no ser descortés con alguien que está defendiendo la más vil de las torturas mientras mastica una croqueta, sentado en una silla de cáñamo y sin que nadie le banderille su rechoncho lomo.

Os reconozco que tuve pesadillas esa noche, y que todavía hoy me es imposible comprender cómo alguien pueda defender semejante barbarie y ser buena persona. Por eso he llegado a la conclusión, algo más tranquilo, de que no sé si son malas personas o no, pero sí que tengo la convicción interna y profunda de que buenas, lo que se dice buenas personas, no lo son.

Hay una teoria defendida por algunos psicólogos llamada "del espejo", y que consiste en analizar nuestros sentimientos desde lo que más nos molesta de los demás, y comprender que ese cabreo interno se nos produce justamente por no haber sanado nosotros ese acto que nos lo genera. Creo que es una teoría que no se puede aplicar siempre. En este caso no por lo menos.

Mi enfado y decepción están causados por una total indignación, incomprensión y aceptación a regañadientes de que en realidad sí existen personas que disfrutan con el dolor ajeno. La diferencia entre las que matan y las que miran: la altura a la que ponen el listón de los ajenos.



dijous, de juny 21, 2007

www.jordidiez.com

Hola a todos,

Quería anunciaros desde hoy la creación de un nuevo espacio dedicado al engradecimiento y ensalzamiento de mi ego personal, al que por cierto tengo que atar con cinta americana para que no se desborde ...

No, la verdad es que mi ego está en su sitio y la creación de la página Web se debe a un paso más por mi parte en mi carrera por vivir de ser escritor.

http://www.jordidiez.com/

Espero que os guste, que hagáis las sugerencias que creáis convenientes, y sobre todo, que participéis en ella.
Me la ha realizado un muy buen amigo mío que estaría encantado de aceptar algún encargo más, así que si alguno de vosotros se anima, no tenéis más que preguntar y os pasaré su contacto.

Aprovecho también para enviaros un abrazo muy fuerte y desearos que la vida os sonría como merecéis.

Hasta la siguiente,

Jordi.

http://www.jordidiez.com/

dilluns, de juny 18, 2007

El sapo sumergido

Hola,

Hoy quiero dar gracias a mi querido amigo Cecilio.

Llevo unos días, prácticamente desde que deje Catalunya para volver a la República Dominicana, con una sensación de ahogo en la boca del estómago. Un nudo duro que no se soluciona con una descarga de gas metano, y que me ha hecho pasar estas dos semanas de bastante mal humor.

No sé porqué, pero la verdad es que siento como si en cualquier momento fuese a ver el famoso Sapo Sumergido de Garp. John Irving, en su extraordinaria novela, dota al protagonista de un sexto sentido que lo advierte de cuando algo no va a ir bien, él lo denomina el Sapo Sumergido. Esa sensación de que tus pasos más recientes te llevan a un lodazal en el que como poco vas a salir lleno de barro hasta los ojos.

Cada palabra que recibo, incluso de mi adorada Luz, me molesta, me duele tener que hablar, que contestar a preguntas incluso por simple cortesía, me irrita saber que estoy a diez mil kilómetros de mis amigos, pero sobre todo me angustia no poder contentar a todo el mundo y saber que he firmado una nueva losa que deberé llevar, si no me doy prisa en solucionar, otro buen porrón de años.

¿Qué debe hacer un hombre para ser libre, para estar tranquilo? No lo sé. ¿Cómo encontrar espacios en un mundo que cada palmo cuadrado de terreno tiene dueño? Tampoco lo sé. A veces tengo la sensación de ser uno de esos clientes del metro de Tokyo en hora punta que se ven embutidos a empujones en los vagones por solícitos empleados de guante blanco. ¿Cómo puedo hablar con los seres que forman parte de mí, si están a cientos de kilómetros? ¿Cómo alcanzar la libertad suficiente para ser? ¿Cómo puedo explicarle a Xesca lo muchísimo que la echo de menos, si no es mirándola a los ojos?
Pero esa angustia, que se ha hecho patente con más fuerza este último fin de semana, se ha neutralizado, como a los hiper tensos con su pastillita diaria, con sólo escuchar la voz de mi amigo. Él me devuelve a un mundo al que, a pesar de no sentirme cómodo, tengo la imborrable sensación de pertenecer.

Por eso quiero dar gracias a mi compañero de vida, por su generosidad al avisarme justo a los pies del lodazal en el que vive el Sapo, y por cambiar este mensaje de angustia contenida por una recomendación. Se sincero, se agradecido, ama a tus amigos y lee El Mundo Según Garp.

Aprovecho también este artículo para enviaros un beso muy fuerte a todos, y para pedir perdón a aquellos que no tuve tiempo de visitar en los cortos diez días que estuve en casa. Os aseguro que no fue por falta de ganas.

Creo que después de escribir, el Sapo se ha sumergido, porque ha entrado en mi despacho una de mis compañeras de trabajo y respondido a su sonrisa con otra.

Gracias Cecilio, tu voz ha obligado a la bestia a dar un paso atrás, y ya estoy contento.

dijous, de juny 14, 2007

La historia de "Els dos peixos"

Hola,

Us aconsello aquesta pàgina. És d'una amiga nostra que ha decidit fer alló que molts de nosaltres pensem i que mai no ens atrevim a fer, canviar.

Així comenca ella el seu viatje vital, "Aquest és el diari de viatge de dos que els hi agrada molt la India, tant que un dia van decidir anar-hi sense saber que hi farien ni quan tornarien"

I aquest que ve ara és el primer dels articles que podreu seguir a http://www.dospeixos.net/blog/, tot just preparan't-se per la gran aventura ...

Compte Enrere

Ja només queden quatre dies perquè arribi el moment, si si ... el dia en que l'Ivan i jo marxem a viatjar per l'India. Sabem quan marxem, però no pas quan i com tornarem, per primera vegada a la nostra vida viatgem sense rellotges, sense calendaris i sense preses i la veritat és que ens fa molta il•lusió.

Aquests últims dies són una mica estresants per nosaltres: preparatius, últimes compres, comiats, decidir què posar a la motxilla (aquell espai reduït on has de ficar tot el que puguis necessitar per un període indefinit de temps...) i no ens enganyarem...ara mateix això és el que més neguit em crea ja que disposem de tantes coses que considerem imprescindibles i que segur que d'aquí un temps ja no ho seran tant.

Tinc que dir-vos que des de fa uns dies enrere estic experimentat certs sentiments ambivalents, per un costat emprenem amb molt desig i il•lusió un projecte personal i podríem dir que vital, que probablement ens enriqueixi moltíssim, però a la vegada, deixem enrere a moltes persones que ens estimem, persones que segur que trobarem a faltar i que portarem amb nosaltres al llarg d'aquest nou camí que començarem ben aviat. Podríem dir que hem decidit donar un gir a les nostres vides, sortint dels convencionalismes habituals i fent allò que realment ens ve de gust: viatjat, viatjar i viatjar! i així conèixer noves maneres de viure la vida, de pensar, costums, etc.

Al llarg del nostre viatge ens encantarà poder anar-vos explicant les nostres experiències i sensacions, per tal de traslladar-vos ni que sigui per un segons, aquells indrets desconegut on ens trobem.
Bé, per el moment res més a dir-vos que Phir Milengue (ens veiem).

En fi, que més us puc dir. Només enviar-los tota la nostra energia per què el seu somni surti endavant.