dimarts, de gener 30, 2007

¿A quién señala Colón?

Hola,

Quizá no sea como voy a explicar, quizá fue de otra forma, quién sabe, pero mi primer recuerdo de la estatua de Colón en Barcelona va ligada de manera indivisible a mi abuelo. De manos de él creo que fue la primera vez que la vi. En ese entonces había también por el puerto de Barcelona una réplica de la Santa María, o por lo menos eso decían, y después de ver la estatua de tan insigne señor (que a la postre resultó ser un tipo más bien canallesco) mi abuelo me llevó a visitar el interior de la nave.

Me explicó que con una igual habián cruzado el oceáno hasta América unos marineros comandados por Colón. La verdad es que no me interesó mucho, lo que más me gustó fueron unas balas de cañón que se apilaban en cubierta junto a unos cañones ciegos.

Pero después de esa primera visita vinieron otras, y otras, y muchas más. Algunas mascullando entre dientes insultos a los taxistas y los turistas que colapsaban la zona, otras del brazo de alguna de mis novias, y muchas otras como un mirón más, pero siempre me quedó una pregunta en el aire, ¿a dónde señalaba Colón?

A América, claro. Sí, muy bien, como si América fuera un pueblito y Colón el lugareño que te indica la carretera a seguir para llegar a destino. América es infinita, y no sólo en territorio, sino en cultura, en gentes, en colores, en climas, en paisajes, en fauna, en comida, en música, en flora, en espíritu, en razas, en historia y en historias. ¿A qué punto señalaba Colón con esa seguridad del que ve algo y no lo quiere compartir?

Entonces alguien me dijo que el Colón catalán señalaba a su tocayo en Santo Domingo, que a su vez también lo señalaba a él. Fin de la historia. Y eso creí durante muchos años de mi vida, que al final del dedo de Colón había otro que le devolvía el saludo, hasta el sábado pasado. Entonces descubrí, cual investigador del Código da Vinci, las mentiras de tal afirmación.

El Cólon destino del dedo que lo señala desde Barcelona existe, pero ¡¡¡¡ señala en sentido contrario !!!! ¿Cómo puede ser?

Así que desde mi fatal descubrimiento he abierto una nueva pregunta, ¿a dónde señala este Colón? Hay muchas respuestas, quizá sea un juego del estilo de Colón a Colón y tiro por mirón, o los tres colones en raya, pero creo que la realidad es que no hay ningún Colón que cierre el camino, porque un camino nunca se puede cerrar.

No lo sé.

Lo único que sí sé es que esta nueva realidad da paso a una diferente, aquella en la que debo seguir el nuevo camino trazado por este segundo Colón, y que ha destrozado todos mis límites con su mensaje en clave, al llegar a un lugar, sólo se puede ir hacia otro sin volver atrás.

Os prometo que cuando llegue al final de la línea que marca su índice enhiesto, os lo diré.

Saludos,

dimecres, de gener 24, 2007

Gracias, Mr. M&M

Hola,

Hoy me permito, sin su permiso, publicar el correo de un amigo mío.

La contestación que publico viene a cuento porque le expliqué que yo, a los ocho años, intenté dirigir un show en el colegio. Un 123, responda otra vez para niños, y me salió un pequeño churro que me tuvo tiempo y tiempo tan avergonzado por el fracaso que no volví a iniciar nada sin esforzarme a tope.

Mientras yo saboreaba las mieles del fracaso infantil ante la más pura displicencia de los adultos que aistieron al show, mi querido amigo hacía lo siguiente:



"Yo a los 8 años jugaba con los clics y los airgam-boys. Y eran la mar de obedientes y disciplinados. Yo les decía que tenían que suicidarse, y sedespeñaban sin pensarlo. Les arrancaba los brazos y eran felices, siempre sonriendo. Los martirizaba en la bañera y resistían estoicamente bajo el agua.

Ni una queja.

Eran secuestrados, humillados, apalizados, se casaban, formaban una familia, atracaban bancos, robaban caballos (porque teníamos pocos caballos, no había para todos, era pura necesidad), se intercambiaban piernas sin tener en cuenta la compatibilidad entre donantes ni los gustos de cada protagonista.

No les daba de comer nada, absolutamente nada. Muchas veces el protagonista quedaba tan mal parado que caía en coma, pero se recuperaba asombrosamente rápido, justo a tiempo de salvar a sus amigos acorralados por los malos.

Para compensar no tenían que estudiar, ni ir al colegio, ni nada por el estilo. Ni madrugar.


Viajaban en el tiempo, visitaban otras épocas realmente alucinantes para ellos. Podían estar en el salvaje oeste huyendo de los indios y un segundo después estaban luchando con espadas encima de la mesa redondita del Rey Arturo, hasta que llegaba una nave espacial que se los llevaba más allá de Alfa Centauro en una misión peligrosísima.

Sobrevivían sin celebrarlo, eran héroes modestos y discretos, pero insensatamente valientes.

Eran humildemente inmortales.
"

Me he reido tanto como me ha enternecido. Ojalá tengais tanta suerte como yo de tener amigos así.

Gracias por este regalo, M&M, muchas gracias de verdad. Hoy mi día ha sido mucho mejor gracias a ti. Tú sí que eres un héroe modesto y discreto.

Hasta pronto.

dilluns, de gener 22, 2007

La soledad y la casa de Shakira

Hola,

Antes de empezar a divagar, quería pedir disculpas por los días que hace que no escribo ningún artículo. Aunque parezca mentira, he estado muy ocupado con mi trabajo.

Ayer tuvimos la oportunidad de hacer un tour extraordinario. Junto con Luz y otros nuevos amigos, cogimos un barco en la población de la Romana y nos fuimos a Isla Catalina. Es un paseo muy bonito, parte desde la desembocadura del Río Chavón (foto) y llega hasta la susodicha isla (otra foto).


Por el camino, una de las paradas que más interés despierta en los turistas es la visita a la marina de Casa de Campo.

La marina es una especie de puerto deportivo en el que personas de posibles se disputan la costa en forma de magníficas mansiones. Estas súper casas dan a la marina por una parte, con su yate correspondiente, claro, y a un campo de golf por la otra. Como un sandwich muy caro. Entre otros, tienen allí casa los señores Julio Iglesias, un tal Ramírez o Rodríguez (beisbolista muy famoso, al parecer), Samy Sosa (otro que gana 200 millones de dólares por pegarle a la pelotita en las grandes ligas), y Shakira. Ésta última es la que más expectación despierta.

Como a un grupo de Carpantas frente a una pastelería, nos pasean en el barquito por el interior de la marina y nos muestran, una a una, la casa y su propietario. ¿Qué puedo decir que el propio tono de mi mensaje no haya anticipado ya? Digamos sólo que me sorprendió, que no comprendo la fascinación por lo ajeno. ¿Cómo me va a gustar más o menos una casa según de quién sea? Pues eso es lo que ocurre, así es como funciona. Y es más, incluso la gente se atreve a opinar, "pues a mí me gusta más la de Julio Iglesias", "yo creo que la playa es pequeña y el yate parece un poco viejo", "a mí me parece pequeña con el dinero que tiene". ¿Y cómo sabes tú el dinero que tiene??? ¿Y cómo puede opinar alguien sobre los bienes de los demás, con el trabajo que supone mantener los propios??? ¿Si no tienes ni una zodiac, cómo hablas del yate de otro???

No comprendo estas actitudes. No sé en qué parte de nuestra mente se crean, cuál es la fuente de la que manan esas necesidades por meter la nariz en la vida de los demás. Nunca lo he comprendido, pero así es. Y le va bien al dueño del barco, que con el paseíto por lo ajeno, se está ganando sus habichuelas.

De ahí marchamos a la mencionada Isla Catalina. Un lugar extraordinario. Un paraíso en medio del mar Caribe, protegido como parque nacional, y expuesto a la bachata y el merengue a todo volumen para que los mismos que abrían la boca frente a la casa de Shakira, lo hagan ahora para ingerir grandes cantidades de ron o mastiquen aire mientras intentan seguir el bamboleo hipnótico del culo de la chica de animación.

Nosotros, como grupo separado, no tuvimos la suerte de gozar de ese ruido y tuvimos que refugiarnos en la playa de la foto, pero antes de llegar paramos a pescar en alta mar. Una caña, un anzuelo cebado de calamar, y a esperar. La suerte fue dispareja, para nosotros nada, y para los peces, un día grande.

Pasamos un día extraordinario, vimos la casa de Shakira, pescamos, montamos en banana, y en lancha rápida. Gozamos de un paraíso natural como el que la mayoría de la gente sueña, y comimos y bebimos hasta que no quisimos más.

Sin embargo, a veces Luz se siente sola. Puedo comprenderlo, todavía lleva aquí poco tiempo, pero no lo comparto. Quizá es porque yo hago como un amigo mío, que cuando le entran ganas de trabajar, se acuesta hasta que se le pasan, pues yo tomo una actitud parecida, cuando me siento solo, me acuerdo de que siempre estoy conmigo y me disfruto.

Por cierto, la casa de Shakira estaba vacía ...

dimecres, de gener 10, 2007

La vuelta atras

Hola,

Hola Saida, no te enfades conmigo.

Este blog, que se inició como un espacio en el que manifestar mi profunda ignorancia en la mayoría de los temas, se está convirtiendo con el paso de los días y bajo la apisonadora de los acontecimientos, en una especie de cuaderno de bitácora a través del cual puedo mantener informados a mis amigos de las tribulaciones de este pobre calvorota.

Y en eso me pongo ahora, podría decir que me arremango, pero desde hace como dos meses sólo uso camisas de manga corta, así que me ahorraré el manido comentario.

Hace unos días os expliqué, a través de este mismo medio, que había fichado por una empresa de barcos y fuera bordas que opera en la península de Samaná, en la República Dominicana, que me habían ofrecido unas condiciones muy buenas y que me iba a vivir para allí. La verdad es que por este motivo no he tenido capacidad de comunicarme más seguido con vosotros, porque desde ese día me lo he pasado de barco en barco, de autobús en autobús y de taxi en taxi. Intentaré colgar alguna de las fotos que nos auto lanzamos entre Luz y yo para que veáis de que os hablo. Una mezcla de tragicomedia en estado puro.

La cuestión es que una vez estuve en allí, un paraiso increíble, decidí no quedarme y regresar a casa, pero por los avatares de la vida me he quedado a mitad de camino, en un lugar que se llama Punta Cana, en la misma República Dominicana. Quizá para algunos de vosotros esto no es noticia porque ya os lo anticipé vía telefónica, pero para el resto si quiero que sepáis que he aceptado un trabajo de Director Financiero en un importante tour operador internacional. Nos han asignado un pequeño apartamento para que nos cubramos en las noches claras caribeñas y podemos aprovechar todos los servicios de un hotel de cinco estrellas. ¿Què màs podemos pedir? Ah! y encima me pagan.

En fin, querìa que lo supièseis, que estamos muy bien y en un tour constante desde que hicimos las maletas. Ahora creo que estaremos aquì un tiempo, quizà un par de años hasta construir en Viladecavalls y terminar de pagar la casa de Colombia, pero a quien le amargarìa vivir asì.

Un beso muy grande para todos desde este lado del mundo,

Jordi


Esta era la vista que tenìa desde la oficina en Samanà ...