dimarts, d’octubre 24, 2006

La preparación para el dolor

Hola,

Hoy, por motivos puramente particulares, siento el dolor cercano. Siento como la familia de T.S. Garp, en la extraordinaria novela de John Irving, la llegada del Sapo Sumergido. Algo terrible que a mis espaldas va cobrando la fuerza necesaria para golpear sin clemencia llegado el momento.

No creáis que estoy paranoico, o no por lo menos en este tema, de veras está a punto de emerger de las profundidades el Sapo Sumergido en forma de despedida, como si de una muerte se tratase, cruel y despiadada.

La reflexión que intento desde esta pantalla brillante es cómo prepararnos para el dolor, cómo ser capaces de cruzar la entrepierna ante la evidencia de que alguien nos va a golpear en ese lugar tan doloroso.

Creo que no existe tal preparación, o como mínimo, no existe una preparación al dolor efectiva al cien por cien. Todos hemos sufrido situaciones más o menos terribles en nuestras vidas, y todos las hemos visto venir en muchos de los casos, pero ¿ha valido de algo?, casi siempre no.

Entonces, ¿cómo lo hacemos? Yo sólo puedo explicar que voy a hacer yo, y como me preparo para ello. Primero comprender que el dolor va a ser inevitable, que por más que me aferre a mil conjeturas mentales, el dolor existirá y será profundo. Segundo, no maximizarlo ni proyectarlo con anterioridad a que se produzca, y por último, aceptarlo, incorporarlo a la enseñanza vital de toda existencia, y olvidarlo.

Una amada amiga mía me dio una vez un par de claves para salir de estados dolor, una de ellas fue dedicarle un tiempo físico al dolor, es decir, sufrir entre una hora y otra, por ejemplo decirnos “voy a llorar un cuarto de hora, y después se acabó”, y cumplirlo, y otra muy importante, no machacarnos ni regocijarnos en el sufrimiento. “Tú machacarías o le harías presión a un amigo tuyo durante todo el tiempo para que estuviese mal, ¿entonces porqué te lo haces tú?”

Yo particularmente creo otra cosa más, y es que el sufrimiento o el dolor no son camino de nada, ni de aprendizaje, ni de crecimiento, de nada en absoluto, y que sólo desde la paz y la felicidad de sentirnos, podemos crecer.

Creo que la única preparación posible al dolor es esperarlo, minimizarlo, gozarlo e ignorarlo, ejerciendo toda nuestra fuerza en alegrarnos por las miles de cosas hermosas que disfrutamos cada día.

Iba a cerrar esta reflexión parida de mi gran ignorancia, pero he recordado una frase del Nuevo Testamento puesta en boca del Maestro, “Padre, aparta de mi este cáliz”. Ni Él estaba preparado para el sufrimiento, pero lo aguantó estoicamente y sobrevivió.

¿O no?

divendres, d’octubre 20, 2006

Una perla


dilluns, d’octubre 16, 2006

Hoy bien merece un esfuerzo

Hola,

Hoy día 17 de octubre de 2006 se da una de esas causalidades momentáneas y mágicas que suceden muy de tanto en tanto.

Hoy se da una alineación especial, que tendrá su máximo momento sobre las 17 horas en Europa, para proyectar los anhelos y pensamientos que se harán realidad en estos próximos años.

Bien, casi puedo ver algunas sonrisas de incredulidad (contando con que esto lo lea alguien). Pero me gustaría que me concediéseis por un segundo el beneficio de la duda. Gracias. ¿No creemos también que en fechas señaladas como los aniversarios, navidades, santos (qué más rídiculo que esto), etc. pasan cosas especiales, y sobre todo, sentimos cosas especiales en esos días marcados? ¿No proyectamos nuestros deseos los primero de cada año o después de volver de un periodo vacacional?

¿Por qué no creer entonces que hoy es un día especial?

Inténtalo, proyecta sólo pensamientos positivos, cosas agradables de ti mismo y de los demás, cosas maravillosas que deseas que te ocurran a ti y a los tuyos. No des cancha a los malos pensamientos, a las envidias, a las disputas, a las dudas, a los nervios o a los marrones del día a día. ¡ Hoy es especial !

Alíneate contigo mismo, respira pausado, deja pasar esos pensamientos e imágenes negativas, salúdalas con una sonrisa y mira como pasan de largo en nuestra mente. ¡Adiós malos rollos! ¡¡ Hoy es un día especial !!

¿Qué mejor día para estar en paz, alienado, concentrado en sentirte bien qué hoy? ¡¡¡ Hoy es un día especial !!!

Piensa que miles de seres lo van a aprovechar, y yo estaré entre los que lo intenten.

¡¡¡¡ Hoy es el día especial !!!!

dimecres, d’octubre 11, 2006

La carta de la vergonya, i de les llàgrimes.

Hola,

Avui, un amic meu m'ha fet arrivar aquesta informació. Crec que llegir-la ens fara a tots una mica més vells i tristos.


Patronat FCCSM (Fundació Congrés Català de Salut Mental)

Benvolguts / benvolgudes,

El passat mes de febrer, en el marc del 3r Congrés Català de Salut Mental, alguns de nosaltres vàrem tenir ocasió de conèixer el Dr. Eyad El Sarraj, impulsor de diferents institucions i programes en l’àmbit de la SM comunitària a Gaza i fortament compromès en l’establiment de ponts de diàleg entre Israel i Palestina per fer possible un verdader procés de pau a la zona.

Fa uns dies, ell ens va fer arribar aquesta carta que avui us adjuntem. Per la nostra part, des de la FCCSM i el projecte de cooperació que estem duent a terme amb la Direcció de Cooperació Internacional i Solidaritat de l’Ajuntament de Barcelona, seguirem fent tot el que sigui possible per col·laborar i promoure iniciatives com les de l’amic Eyad El Sarraj.

Cordialment,

Lluis Isern Víctor Martí

Fundació Congrés Català de Salut Mental (FCCSM)
C/ Còrsega, 257 pral. - 08036 Barcelona
Tel.: 93 238 62 47 - Fax: 93 416 17 58
info@fccsm.net - http://www.fccsm.net/


Llàgrimes al Caire
Dr. Eyad El Sarraj
Gaza - Palestina
21 de setembre de 2006


En els últims tres mesos al Caire he format part d’un petit grup de palestins que estaven esperant a tornar a casa, a Gaza. En Jad Tayeh n’era el més jove i el més energètic. Tenia un sentit de l’humor poc freqüent, li agradava analitzar els fets polítics i resultava una companyia molt agradable. Quedàvem per dinar i ens passàvem els vespres parlant de política.

En Jad era mogut i inquiet. Va fer alguns viatges curts a diverses capitals. I la setmana passada li van dir que podria tornar a Gaza creuant el pont del riu Jordà i passant pel punt de control d’Eretz. Com que era el segon home del Servei d’Intel·ligència General de l’Autoritat Palestina, en Jad rebia el tractament reservat a oficials palestins d’alta graduació.

Així que va marxar del Caire en direcció a Amman i després cap a Gaza. Tres dies després, el van matar. Anava en un cotxe amb tres amics i el seu xofer, quan de sobte els van disparar des d’un cotxe que accelerava cap a ells i, més tard, des d’un segon cotxe. En Jad va quedar envoltat per un toll de sang. Els assassins s’hi van apropar i li van disparar al cap. Llavors, van matar els seus quatre acompanyants.

Vaig sentir la notícia a Al-Jazeera i no m’ho podia creure. El nostre grup es va reunir aviat, tots menys en Jad. A tots ens queien les llàgrimes. Hi havia una sensació compartida d’incredulitat. Pensàvem que acabaria venint. I realment és molt dolorós adonar-se que no serà així.

El meu exili de Gaza va començar quan el meu amic Arnon Hadar em va pregar que no el defraudés. “Hem d’estar junts i hi ha molta gent esperant”, va insistir. No li podia que dir que no, a l’Arnon, un matemàtic israelià amb una ment i un cor extraordinaris. Ell vol veure justícia, pau i llibertat a la Terra Santa i per tot arreu.

Durant quatre dies, vam viatjar fugaçment a París, Budapest, Brusel·les i Ginebra. Com a representants de la Facultat per a la Pau Israeliano-Palestina, vam donar a conèixer el nostre missatge a molta gent: fer que s’acabi l’ocupació per possibilitar la pau.

Tot just havíem acabat de començar el nostre curt viatge, quan un soldat israelià va ser capturat per Hamas. Israel immediatament va aïllar la franja de Gaza de la resta del món, i va imposar un programa de terror i càstig col·lectiu sobre la seva gent. La guerra del Líban va començar i ja es va acabar, però la destrucció de Gaza continua. L’exèrcit israelià ha matat almenys 250 persones, ha destruït l’única central elèctrica, ha destruït cases i ha privat la gent de menjar, d’aigua potable, de medicaments i d’altres necessitats bàsiques. També ha detingut ministres i membres del Parlament palestí.

El nostre petit grup, atrapat al Caire, ha observat tota aquesta destrucció des de la distància amb un sentiment de repulsa. Ahmad, un home de negocis, truca a casa cada dia per parlar amb la seva filla de tres anys. Em va dir que sentir-la l’omple de satisfacció. També em va explicar que, abans, cada matí solia passar-s’hi com a mínim una hora donant-li l’esmorzar i jugant amb ella, fins i tot canviant-li els bolquers. Ara, quan ell truca, ella li diu “papa, vine a casa”, i ell es posa a plorar.
En Mustafa va aconseguir portar la seva família al Caire quan Israel va permetre obrir la frontera durant unes hores. Hassan, un altre home de negocis, em va explicar que pateix molt pels seus treballadors de Gaza, que ara no tenen feina ni diners. Jo estava assegut amb ell quan va rebre una trucada de Gaza. Va empal·lidir i li van començar a caure les llàgrimes. La persona que el trucava era un amic seu que s’estava morint de càncer i volia acomiadar-se.

La Nadia és una dona jove; el seu marit va ser enviat al Caire per ser sotmès a un tractament de cor. Ja ha acabat el tractament i ara tant la Nadia com ell estan esperant per poder tornar a casa seva a Gaza. La Nadia va parlar amb algú que li va oferir passar-la il·legalment per la frontera a través d’un túnel si li pagaven deu mil dòlars. Però ella no té tants diners i plora i resa cada dia.

Enganxada a la pantalla de la televisió mirant la redifusió dels horrors de l’11-S a la cadena Al-Jazeera, la Nirmeen plorava en silenci. L’Adam, el seu fill de sis anys, li va preguntar per què plorava. Ella li va dir que era per la tragèdia d’aquesta gent que estava morint cremada. Desconcertat, el nen va exclamar: “Però si són americans!”. Ella li va respondre que eren gent innocent que estava a la feina. “I nosaltres també som gent innocent. Has vist què els han fet al Líban i a Gaza?”; aquesta va ser la resposta del nen. “Però aquells eren israelians,” va explicar-li la mare. I llavors l’Adam li va preguntar: “Israel no és la capital d’Amèrica?”.

Dr. Eyad El Sarraj
Gaza – Palestina

dimarts, d’octubre 10, 2006

Open Your Mind

Hola,

Con la frase que da título a esta ignorancia, saludan desde hace tiempo los que se conocen como miembros de la Nueva Era, o para los más cool, New Age. En esta definición se embarcan, como si Noé los hubiese llamado, tipos de todo tipo. Cualquier persona que ya no encuentra salida a su llamada espiritual en las religiones mayoritarias, o se mete en una secta, o se engancha a la era de Acuario, o ambas cosas.

Pero si somos capaces de ver el camino debajo del polvo de las pisadas, veremos que en muchos de sus planteamientos, la espiritualidad que nos anuncia la nueva era, es magnífica. No imagino a nadie levantando un arma, mísil o brazo venoso de gimnasio, contra otro porque uno se envuelva en la llama dorada y el otro en la llama violeta.

Dicen que las religiones están pasadas, anticuadas, demodé, y tienen toda la razón. En la única religión que un ser puede creer es en la que brota de su alma, no la que le dicta un micrófono desde una torre, un hombre con faldas desde una ventana, o un tipo con la coronilla tapada desde una pared que se cae a trozos. Estamos en la obligación con nosotros mismos de escuchar nuestros ruegos, nuestros silencios internos. En ellos se encuentran todas las llaves, todas las respuestas, todos los caminos a seguir. Incluso el valor para hacerlo.

No quiero decir con mis irónicas palabras que las enseñanzas espirituales de las grandes religiones sean falsas o malvadas, sólo lo son una buena parte de los que las imponen a los demás. No imagino a un sufí, o un cabalístico, o un monje cristiano, que sientan en su interior la llamada del Todo, armándose e intentando convencer a los otros de su verdad. Ellos hacen silencio, escuchan la vibración, la llamada de lo que con diferentes palabras denominan Dios, el ronronéo del Todo del que formamos parte, y asienten y viven en Él.

El resto actuamos como transeuntes frente a un escaparate, con prisas, observando los bienes desde fuera o queriendo poseerlos de inmediato. Muy pocos son los que se paran y estudian lo más importante que tienen, lo único que nadie les puede arrebatar, ni un banco siquiera, la vida divina y única que poseen, aquella que no pertenece a la pareja, ni a los hijos, ni a los amigos, ni a los jefes, sólo a uno mismo.

Tanto ruido no nos deja escuchar y nos abotargamos tras las paredes que construimos con los materiales a nuestro alcance. Celos, envidia, riñas, apariencia, ego, ego, y ego. Con eso hacemos las barreras a los demás y a nosotros mismos. Si un pájaro es capaz de sentir una tormenta a kilómetros de distancia y nosotros necesitamos consultar el teletexto, ¿no será que algo falla?

Yo añadiría al Open your Mind, la frase de un maestro que tengo la dicha de contar entre mis amigos, be quit, be silence.

Fes el silenci.

Una altre manera de veure-ho